Sábado, Febrero 24
Shadow

Arquero y amante del charango, así fue el Jach’a Mallku Franz Chuquimia

Franz Chuquimia, vocalista y fundador del grupo Jach’a Mallku, uno de los más grandes exponentes del folklore boliviano, apagó su voz a los 63 años de edad. Sin embargo, sus canciones seguirán vivas gracias al trabajo de su hijo y amigos.

Su vida

Franz Chuquimia nació en La Paz, Bolivia, en 1960. Su inclinación por la música empezó por el gusto hacia un charango, el que aprendió a tocar sin que nadie le enseñara ni una sola nota. Ni sus padres ni abuelos tocaban ni cantaban, pero él inició un legado artístico que su hijo mayor, que lleva el mismo nombre, Franz Chuquimia Pavón, pretende mantener a lo largo de las siguientes generaciones.

A sus 14 años decidió formar un dúo musical denominado Pizarroso-Chuquimia. Solo o acompañado, brindaba serenatas en la zona en la que vivía ante decenas de personas. Más adelante llevó este gusto a niveles más profesionales. Así formó parte de los grupos Ancestro, Uma, Wari, Urubamba y Mallku de los Andes.

En 1980 contrajo matrimonio con Irma Pavón, con quien tuvo dos hijos. El mayor fue Franz, quien nació en ese mismo año, y dos años después su hermano menor.

Jugaba al fútbol y nadie era mejor arquero que él y así lo demuestran sus diplomas y medallas. Pero con el transcurso del tiempo, la música ganó espacio en su vida y se dedicó a ella al cien por ciento . Durante sus años de artista conoció a otras parejas con las que también tuvo otros hijos.

“Él tenía buen humor, le gustaba siempre bromear. Era de las personas que con la familia y con el grupo era una persona muy jovial. Le gustaba llamar la atención en reuniones familiares, en presentaciones, donde vayamos él siempre dejaba huella”, cuenta su hijo, quien recuerda que su padre nunca dejó su sencillez y humildad, pues recordaba de dónde venía: una familia de escasos recursos. Por eso participaba en eventos caritativos o siempre entregaba una moneda en la calle cuando alguien se lo pedía.

En sus tiempos libres le gustaba viajar a visitar a su madre, al pueblo de Tiquina, en La Paz. O cuando decidía quedarse en casa, se sentaba horas y horas a componer. Pues así era él: un apasionado por la música, tanto así que decidió conformar su propio grupo musical.

El 22 de octubre de 1985 nació Jach’a Mallku, el Gran Cóndor. La banda logró llevar en alto el nombre de Bolivia, pasó fronteras e hizo que el folklore boliviano se escuche en otros países. Entre sus éxitos están Morenada del Amor, Ay Rosita, Yotaleña y Amorosa Palomita.

Su salud sufrió un embate hace 20 años, cuando fue diagnosticado con diabetes. Esto llevó a que en el último tiempo tuvo problemas en los riñones, por lo que debía hacerse constantemente un tratamiento de diálisis. Pero su cuerpo no resistió y falleció ayer rumbo al hospital.

“Le pido a mi padre que nos cuide, que siempre esté en nuestro lado en todo lo que nosotros pensemos hacer como hijos, que no se preocupe, que él ha cumplido lo que tenía que cumplir acá en la tierra. Él empezó pequeño y llegó a ser gigante, fue un grande de Bolivia y nosotros vamos a seguir su ejemplo”, dijo su hijo Franz, quien ahora ya tiene un proyecto en pie para conformar un grupo musical.

El hijo mayor de Chuquimia es el único de su generación quien, al igual que su padre, decidió dedicar su vida por completo al arte. Es tanto actor como dramaturgo y músico.

Velorio

El velorio se realizó ayer a las 17:00 en la Funeraria Valdivia, en el salón Jazmín, en la avenida Busch.

Vía: Página Siete

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *