Viernes, Junio 21
Shadow

Milena Warthon admira la música boliviana y saca la cara por la región

Milena Warthon es la artista del momento. Su línea de ropa Pop Andino marca tendencia entre las adolescentes de Perú. En octubre del año pasado cantó junto con los Chila Jatun y su canción Volvió a latir obtuvo más de cinco millones de visualizaciones en YouTube. Recién en febrero ganó en Viña del Mar. En TikTok, plataforma en la cual es un hit, anunció que lanzará su primer disco en mayo. Su reciente tema Azúcar ya tiene medio millón de vistas. Ah, alista un nuevo viaje al país, a Santa Cruz de la Sierra.

Cuenta que le gusta Bolivia, ama la cultura andina y es fanática de los grupos nacionales. A pesar de la alegría que ofrece en el escenario, Milena supo enfrentar el bullying y salió airosa.

Amor al otro lado de la frontera

Saca un espacio en su agenda y habla con Página Siete. El primer tema es muy de su agrado: Bolivia. “A Bolivia he ido ya dos veces y he podido visitar La Paz y Cochabamba. Fui primero para grabar el videoclip con los Chilas (Volvió a latir, con Chila Jatun) y volví para Año Nuevo porque me encantó el país, me encantó la gente e hice muchos amigos”.

$!Milena con los Chila Jatun en el videoclip “Volvió a latir”.

Cuenta las horas para llegar a Santa Cruz de la Sierra, en su calendario indica que estará en tierra oriental la primera semana de junio. Y si puede acomodar sus tiempos le encantaría llegar al Salar de Uyuni.

Confiesa que el año pasado Bolivia le ha dado un remanso de paz. En esta parte de la frontera la artista peruana de 23 años se siente cómoda y califica a Copacabana como un lugar mágico.

Ella tiene sus preferencias musicales en el país: “Me gustan Los Kjarkas y me declaro fan número uno de los Chilas. Acá se valora mucho el folklore boliviano. Sin duda somos parte de la misma cultura”.

El cariño es de ida y vuelta. Cuando participó en el Festival de Viña del Mar ella recibió mensajes de sus fanáticos de Bolivia. “Cuando yo estuve en Viña del Mar estaba segura de que iba a contar con todo el apoyo del país, de Bolivia. Somos hermanos, somos países hermanos y las veces que he ido para allá me han hecho sentir como en casa. Me cuentan que gracias a mí aman más su cultura y su identidad. Al final trato de representar a toda la comunidad andina”. En su arte hay mucho de aquello, el ritmo del caporal y el tinku se mezclan con alegría al pop juvenil.

De Patapata a Viña

No es fácil triunfar ante el Monstruo de Viña del Mar, así se denomina al escenario chileno, y mucho menos para una artista peruana. Milena lo hizo, ganó la Gaviota de Plata en la competencia folklórica del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar con Warmisitay.

Warmisitay (palabra quechua que significa “mujercita”) es una pieza que se refiere con ternura y respeto a la habitante andina; en especial a su abuelita Teresita. Ella dice en su canción: “Eres magia pura, libre como el viento, diosa de los Andes”. El video de este tema fue grabado en la comunidad de Patapata, en Yungay, con la participación de 30 niñas de la zona.

Cuando acabó su exitosa travesía por Chile, Milena volvió a Perú y se fue a Patapata para agradecerles a las niñas que la acompañaron en Warmisitay. Con ellas grabó otro tema, Azúcar.

$!Un cuadro con el rostro de la cantante peruana de 23 años.

Azúcar para el oído

Su canción Azúcar puede ser un diario de vida de Milena. El ritmo alegre y bailable se convierte en melódico, casi es una balada. En las primeras escenas de su videoclip está ante un espejo y deja ver a una artista más reflexiva que mira al pasado, juega con las niñas de Yungay y les dedica su Gaviota de Plata. El tema dice: “Tuve que pelear con mi inseguridad. Y este miedo que también me carcome por dentro aún lo siento. Tuve uno o dos ataques de ansiedad y aprendí que no está mal ponerme a llorar y a decirme: ‘Lo siento, te entiendo’”.

Cuenta que, “como muchos niños y niñas del mundo”, sufrió bullying. Después, cuando comenzó a andar en el mundo artístico también hubo quienes se dedicaron a molestarla, ya sea por una u otra cosa; incluso en las redes sociales le lanzaron hate (palabra en inglés que significa odio y que está llena de prejuicios). “La primera vez que sentí eso así me chocó muchísimo, me chocó muchísimo realmente y me quebré mucho. Me criticaban porque era tiktoker porque decían que no sabía cantar porque no sé. Por X y Z motivos me criticaban”, relata la joven que se tituló en Comunicación social y que ama el marketing.

“He aprendido a amarme en todas mis facetas y amo también mi faceta tiktoker, alguna gente quería que me sienta mal por eso, pero en realidad ¿por qué me sentiría mal?, no tiene sentido. Decían que no sé cantar. Bueno, en realidad yo creo que sí soy muy talentosa y que puedo seguir aprendiendo. Tengo mucho para aprender y sigo con esta visión y seguramente me voy a equivocar millones de veces y la gente va a estar ahí”, reflexiona la joven.

Rendirse no está en su vocabulario. Seguir adelante es lo suyo y le va muy bien. Tiene más de 53,7 millones de “Me gusta” en su TikTok. Además, ha creado un estilo de música, ropa y vida que se replica, especialmente con las adolescentes y jóvenes.

$!El cartel que anuncia a Milena como ganadora en Viña del Mar.

Pop Andino

Es reflexiva, pero no baja la guardia. “Defiendo mi identidad a capa y espada y siendo quien soy. Y eso es lo que también me da el poder de tener mi voz, una voz orgullosa de mis raíces”, explica la joven que participó en los programas La Voz, de Perú.

Cuando sale a escenario o en las imágenes que se capturan de ella, Milena suele estar vestida con polleritas, blusas, jeans, chamarras mezcladas con telas de aguayo. A veces luce atuendos blancos y lleva pichicas de colores mientras toca el charango. Su vestimenta es un libro abierto sobre quién es ella. Y cuando canta levanta la voz e interpreta temas llenos de identidad. Por ejemplo, entona alegre y bailando: “Chola soy y no me compadezcas, porque somos la raza más pura y el mundo lo dice…”.

Su propuesta también es comercial, es Pop Andino. En el portal oficial se lee: “Nuestra marca se caracteriza por fusionar las últimas tendencias de la moda con símbolos de la cultura andina, creando así piezas únicas y llenas de identidad”.

Poleras, pantalones, blusas, aretes tejidos, jeans, gorras, tazas, protectores de pantalla de celular, fondos de pantalla de computadoras…, hay una variedad de prendas y artículos con el estilo de Milena. Una de sus poleras más exitosas lleva el lema: “Niña empollerada”.

No se hace problemas al levantar banderas e ilusiones. “Creo que la reivindicación de esta nueva generación viene con ganas de simplemente ser nosotros. En realidad, yo soy una mujer andina y lo digo siempre porque mi mamá lo es y porque su mamá lo es y porque mi familia tiene las raíces andinas; pero puedo hacer lo que yo quiera hacer también”, sentencia la cantante que sabe mezclar sus orígenes con lo moderno, tanto así que su imagen salió en las pantallas del Time Square, en Nueva York.

No le gustan los estereotipos ni enjaular conceptos. Apuesta por la mezcla, a partir de las raíces, por eso canta pop y folklore, viste aguayos y lentes de sol. Así, triunfa con su identidad, la identidad de esta región del mundo.

“Somos hermanos, somos países hermanos y las veces que he ido para allá (Bolivia) me han hecho sentir como en casa”.

Milena Warthon

“Cuando yo estuve en Viña del Mar estaba segura de que iba a contar con todo el apoyo del país, de Bolivia”.

Milena Warthon

“Me gustan Los Kjarkas y me declaro fan número uno de los Chilas. Acá se valora mucho el folklore boliviano”.

Milena Warthon

“Creo que la reivindicación de esta nueva generación viene con ganas de simplemente ser nosotros”.

Milena Warthon


Vía: PÁGINA SIETE

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *