Domingo, Abril 21
Shadow

Declaran patrimonio qhochala a histórica Casona Santiváñez

Con la intención de atender el deterioro que presenta la Casona Santiváñez de Cochabamba, ayer el Concejo Municipal aprobó una ley que declara a esa infraestructura patrimonio histórico, arquitectónico y cultural de la ciudad.

Esta normativa, respaldada en la Ley del Patrimonio Cultural Boliviano Nro. 530, permitirá adoptar “medidas preventivas o de emergencia” para la protección del inmueble.

La ley fue trabajada por recomendación del Ministerio de Culturas. De esta manera, cualquier intervención que se realice en la obra tendrá un respaldo legal y económico, según el concejal Walter Flores, de la agrupación política Súmate.

La Casona sí requiere una refacción urgente, ya que “existe un grado de deterioro en los muros del lado oeste”, advirtió Flores. Hay “rajaduras y humedad”, añadió, y estos son factores que, en su criterio, podrían llevar al colapso de la estructura.

Según el Decreto Municipal 067, la Casona es una edificación con Categoría 1, esto significa que, en caso de una intervención, se deben conservar todos sus componentes exteriores e interiores.

Otra ventaja que dejará la nueva ley aprobada por el Concejo Municipal es la garantía de un presupuesto anual para la Casona. Instruye al Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba que cada año destine recursos económicos, dentro del Plan Operativo Anual (POA), para la conservación, protección y preservación del patrimonio histórico, arquitectónico y cultural de la Casona.

HISTORIA

La Casona de Santiváñez es una construcción arquitectónica patrimonial e histórica de estilo colonial republicano que data de los siglos XI y XVI, es decir, entre los años 1770 y 1845. 

Es parte del centro histórico de la ciudad de Cochabamba y su dueño original fue don Juan Antonio Santivañez de Gazma y Barrao. 

A su muerte, dejó el inmueble como herencia a sus hijos y estos a sus descendientes, quienes habitaron la casa por alrededor de 220 años. Una vez que fallecieron los herederos, el inmueble paso a propiedad de la Universidad Católica Boliviana (UCB), posteriormente la municipalidad de Cochabamba recuperó el predio sobre la base de una permuta, con el fin expreso de cobijar el museo de la familia Santivañez y ser un centro de exposición artístico cultural. 

La restauración de ese espacio se realizó durante la gestión 1996 y 1999.

“Por sus características constructivas, aporta al conjunto urbano de la ciudad de Cochabamba con un hito interesante y patrimonial. Es parte del conjunto arquitectónico exterior en el que se hallan edificaciones con el mismo nivel edilicio”, explicaron desde la Alcaldía de Cochabamba.

Vía: OPINIÓN

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *