Domingo, Junio 23
Shadow

Los Incas del Gran Poder afirman que nunca se imaginaron recibir tanto cariño y estarán en Santa Cruz

Miguel Franco de la Cuenca y Alejandro Ledezma
Miguel Franco de la Cuenca y Alejandro Ledezma

Miguel Franco de la Cuenca y Alejandro Ledezma alcanzaron notoriedad al participar en la Fiesta del Gran Poder en La Paz el 2022, desde ese entonces su fama ha subido como la espuma, ganándo el cariño de los bolivianos.

Y este año repitieron la dosis en dicha entrada, donde la gente los recibió con aplausos, muestras de cariño y haciendo fila para tomarse una fotografía con ambos.

Los dos son dueños de unos cuerpos esculpidos, que roban la mirada a cualquiera. Alejandro Ledezma confiesa que el gimnasio es el hobbie de ambos y que el baile empezó a ser una forma de expresar todo lo tienen los bolivianos.

“La verdad nunca pensé que bailar haría que el mundo nos conozca, el cariño es inmenso, tanto que traspasó fronteras”, dijo Ledezma.

Por su parte, Miguel confiesa que nunca antes habían bailado y que lo hicieron el año pasado porque son devotos del Señor del Gran Poder, hasta sacaron dinero de su alquiler, para costearse los gastos.

Cada año la gente se vuelve eufórica al vernos, esto ha hecho que  nos inviten a Estados Unidos, donde nos hemos presentado en diferentes distritos”, dijo de la Cuenca.

Por ahora los Incas del Gran Poder tienen previsto presentarse en la entrada del Carmen en Santa Cruz, en Urkupiña, y en otras festividades a nivel nacional.

“Nunca me imaginé que bailar nos abriría muchas puertas y recibir el cariño de los bolivianos”, finalizó Miguel.

​Sin embargo, el cariño extremo que reciben de parte de sus fans, hizo que sufrieran un impase hace unas semanas en la entrada del Gran Poder en La Paz.

Una persona intentó agredirlos. Pero Miguel y Alejandro no quisieron referirse al tema Su manager Anghy Guzmán cuenta que la gente no espera por tomarse una fotografía y lo quiere al instante, al punto que no los dejan bailar.

Ellos piensan que los incas son de su propiedad y pueden jalonear o hasta meter mano y eso no es así. Yo estaba a un metro de distancia y ví como los jalonearon sólo por una foto, hay gente muy torpe, hay señoras que ante su desesperación de verlos nos golpean”, dijo Guzmán.

Vía: EL DEBER

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *