Sábado, Febrero 24
Shadow

Monje: La falta de una ley del cine impide a los productores acceder a fondos

Para el director de la Agencia del Desarrollo del Cine y Audiovisual Bolivianos (Adecine), Germán Monje, y los cineastas nacionales, es urgente la aprobación de la Ley del Cine y Audiovisual bolivianos, que está congelada desde 2018 por falta de una reglamentación que regule su funcionamiento.

¿Germán, cómo marcha el proceso de reglamentación de la ley del cine?

La Ley Nº 1134 del Cine y Audiovisual bolivianos, que se promulgó en diciembre de 2018, ha tenido algunas contradicciones e interpretaciones diferentes. Este ha sido el principal motivo por el que no se ha reglamentado hasta ahora. Todo el proceso está siendo revisado por diferentes carteras de Estado con el fin de que este año, por fin, podamos ya tener la ley reglamentada.

¿En qué medida perjudica a los cineastas bolivianos la falta de una ley?

El espíritu de la ley de cine es el fondo de fomento a las producciones bolivianas. Esta falta de normativa implementada no permite a los productores y realizadores acceder a fondos de financiamiento parcial, lo cual impide poder completar los presupuestos y de esta manera producir sin limitaciones o precariedad.

¿Cuáles son los beneficios que otorga la ley al cine boliviano?

De manera general, permite que en Bolivia haya más y mejores producciones cinematográficas y audiovisuales. Pero, además, al crear mediante la ley de cine una institución como la Agencia de Desarrollo del Cine y Audiovisual Bolivianos (Adecine), el Estado puede regular toda actividad cinematográfica en nuestro territorio, además de permitir gestionar convenios binacionales y multilaterales de coproducción. Pero también las atribuciones de la agencia están determinadas a promocionar el cine boliviano en circuitos internacionales, festivales y otros espacios donde los y las cineastas puedan desarrollar sus proyectos. Por otra parte, una vez teniendo el reglamento entrará en vigencia la cuota de pantalla, ofreciendo al público el acceso a las películas bolivianas.   

¿Qué obras son consideradas por la ley del cine en Bolivia como producciones nacionales?

Una obra cinematográfica o audiovisual boliviana es considerado bajo tres aspectos: cantidad de personal que interviene en la obra, sobre todo las y los responsables de áreas como producción, dirección, fotografía, sonido, montaje, música. Otro aspecto es el porcentaje de financiamiento a invertirse en una producción, existen coproducciones mayoritarias, paritarias y minoritarias. Finalmente, el aspecto que hace que una obra sea boliviana es la territorialidad, es decir, el porcentaje de locaciones en territorio nacional determinan la legitimidad de una producción nacional.

¿En qué consistirá el fondo de fomento al cine y arte audiovisual en Bolivia?

El fondo de fomento al cine y arte audiovisual bolivianos consiste en un monto que proviene de una tasa administrativa que pagan las empresas comercializadoras, distribuidoras y exhibidoras de cine foráneo. Con esta recaudación, la Adecine determina las líneas de ayudas a proyectos cinematográficos y audiovisuales. Estos pueden ser desarrollo de proyectos (obras que están en etapa inicial), producción (filmación de obras), posproducción (finalización de obras), así como proyectos de formación, circulación y preservación.

¿Qué significa la cuota de pantalla?

La cuota de pantalla es el porcentaje que, tanto las salas de cine comercial y los canales de televisión deben exhibir en cuanto a la producción extranjera. Es una regulación que fomenta el consumo de cine y audiovisual bolivianos.

¿La producción cinematográfica nacional sólo cuenta con el apoyo de Ibermedia?

Actualmente sí. Este es un programa Iberoamericano de ayudas financieras a coproducciones entre países de Latinoamérica e Iberoamérica que tiene a Italia como país invitado. Anualmente se lanzan convocatorias concursables y estas postulan a un porcentaje del financiamiento, los otros porcentajes son cubiertos por las productoras postulantes.

A propósito de Ibermedia, ¿en definitiva cuántos proyectos bolivianos tendrán el apoyo de la organización?

Las obras bolivianas que se beneficiaron en la gestión 2021 son una coproducción: “La hija” de Empatía Cinema, dirigida por Álvaro Olmos; El proyecto de desarrollo: “Los hijos del hombre bala”, de Media Sol Producciones, y los proyectos de formación: “XIV Bolivia Lab” y “Preservar es permanecer”, de la Fundación Cinemateca Boliviana.

En 2022 las coproducciones son “El perro en el año del perro”, dirigida por Alejandro Suárez; “La mujer extraña”, de Martín Bouloq; “Los Abrazos”, dirigida por Marcos Loayza; en formación el proyecto “XV Bolivia Lab”.

¿Qué aspectos más se abordaron en la reunión de Ibermedia, que puedan beneficiar al cine boliviano?

Son varios los puntos que se trataron en la reunión ordinaria del Consejo Intergubernamental del Programa Ibermedia. Se trabajó en la aprobación de la actualización del Acuerdo Iberoamericano de coproducción. De la misma manera, Bolivia comenzará una gestión de diagnóstico del cine boliviano a través del Observatorio Iberoamericano Audiovisual, esto con el fin de establecer políticas públicas claras y concretas en nuestro país. También se está articulando la diversidad a través de la inclusión y formación de cineastas emergentes y provenientes de pueblos originarios de México, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil y Bolivia por supuesto.

Por otra parte, ya se aprobó los lineamientos para la nueva línea de ayuda Ibemedia Nex, que está destinado a productoras españolas, portuguesas o italianas que tienen codesarrollo con proyectos con empresas o creadores y creadoras latinoamericanas de los países miembros del Programa Ibermedia.

¿Los logros alcanzados por “Utama” y otros filmes reflejan el ascenso que tuvo el cine boliviano últimamente?

Los logros alcanzados por las últimas películas bolivianas reflejan dos cosas fundamentales, en primer término, que Bolivia cuenta con mucho talento no sólo de realizadores, sino también de técnicos, actores y actrices. Pero sobre todo refleja que, cuando existen políticas claras y concisas de apoyo y fomento a la actividad cinematográfica, los resultados son contundentes. Absolutamente todas las producciones que obtuvieron premios, reconocimientos y en general tuvieron éxito en circuitos de festivales y ventas internacionales, recibieron apoyo financiero del extinto Programa de Intervenciones Urbanas (PIU) del Ministerio de Planificación del Desarrollo.

FRASES

Me parece que es una falta de respeto de las autoridades a la sociedad y a todos los cineastas, y una prueba de ineficacia inédita el que no haya la capacidad de redactar una treintena de páginas en más de 1.500 días. En todo ese tiempo, se han perdido más de 5.000 fuentes de trabajo directas y muchas más indirectas. Hay funcionarios que todavía tienen el prejuicio de que la cultura es un gasto, cuando en realidad es una inversión, una inversión que sí nos puede sacar de la pobreza, más que otras que sólo son urgentes y no importantes.

Vía: Los Tiempos

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *