Domingo, Abril 21
Shadow

Ulises Hermosa: El legado inmortal de un genio musical boliviano

Por: Preste Mayor – Periódico Digital

Hoy, en el día que habría sido su cumpleaños, recordamos a Ulises Hermosa como un genio musical, un poeta de la naturaleza y un embajador de la cultura boliviana en el mundo. Su música sigue siendo un testimonio vivo de su talento y su pasión, y su espíritu perdura en cada nota que interpreta Los Kjarkas, el grupo que él ayudó a crear y que sigue llevando su legado alrededor del globo.

En el escenario musical boliviano, existe un nombre que resuena con fuerza y emoción: Ulises Hermosa. Nacido el 22 de febrero de 1954 en la Provincia Capinota de Cochabamba, este talentoso cantante y músico dejó una huella imborrable en la historia de la música folclórica boliviana y latinoamericana.

Ulises Hermosa, junto a sus hermanos Elmer y Gonzalo Hermosa González, formó parte del legendario grupo Los Kjarkas, donde se destacó como compositor de algunos de los temas más aclamados y famosos del repertorio del conjunto. Su legado musical trascendió fronteras y continentes, llevando la riqueza de la cultura boliviana a escenarios internacionales.

Desde temprana edad, Ulises demostró un talento innato para la música. Aprendió a tocar la guitarra y otros instrumentos sin recibir clases formales, impulsado por su pasión y su deseo de expresión artística. A los 14 años, se unió a Los Kjarkas y se convirtió en el mentor del grupo, guiándolos hacia la grandeza musical que alcanzarían en el futuro.

Su habilidad para componer y escribir canciones era excepcional, y su inspiración surgía de su profundo vínculo con la naturaleza y su conexión con la tierra boliviana. Su esposa, Edith Fernández, recuerda cómo Ulises expresaba su amor a través de letras poéticas que reflejaban la belleza y el misterio de la naturaleza.

Ulises Hermosa fue un compositor incansable, siempre en busca de nuevas melodías y letras que cautivaran al público. Su primera composición, “Tatalitu” (‘Dios chiquito’), surgió cuando apenas tenía diecisiete años, marcando el inicio de una prolífica carrera artística.

Sin embargo, la vida de Ulises Hermosa se vio truncada prematuramente el 3 de abril de 1992, a los 38 años de edad, debido a complicaciones asociadas a la leucemia. Su partida dejó un vacío en el mundo de la música, pero su legado perdura en cada acorde de sus canciones y en el corazón de quienes aman la música folclórica boliviana.

El entierro de Ulises Hermosa fue un evento histórico en Bolivia, con miles de personas despidiéndose del legendario músico en el Teatro Adela Zamudio, donde fue velado durante tres días. Su muerte dejó un profundo pesar en el corazón de sus seguidores, pero también un legado de música, poesía y amor por la tierra que perdurará por siempre.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *