Jueves, Febrero 29
Shadow

Urkupiña, lista para brillar con su majestuosa entrada y un millón de visitantes

La mayor expresión de fe de los danzarines, la Entrada Folklórica de la Virgen de Urkupiña, está lista para brillar nuevamente este 14 de agosto en la peregrinación hecha baile desde el cerro de Cota, donde se cree que apareció la imagen milagrosa, hasta el templo de San Ildefonso, en Quillacollo.

La entrada tendrá, además, un sentido muy particular este año, porque la festividad aspira a ser declarada Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) por su elemento integrador.

La diversidad de danzas en la festividad cultural y religiosa muestra la fe de más de 40 mil bailarines.

El gobierno municipal de Quillacollo estima la presencia de 57 centros culturales y artísticos, pero la Asociación de Fraternidades Folklóricas Virgen de Urkupiña (AFFVU) prevé que la cifra se superará y contarán con 78, incluyendo a invitados del país, como Vallegrande.

El millón de visitantes que se espera que lleguen para la entrada, igual que antes de la pandemia, podrán apreciar más de 20 ritmos, como la diablada, caporales, salay, morenada, tinkus, tobas, moceñada, saya afro, antawaras, doctorcitos, waka wakas, tarqueadas, incas, kullawada, chapaqueada, chacarera, suri sicuris, mineritos, chicheños y pujllay.  (Vea la infografía).

Antes de la emergencia sanitaria, Quillacollo recibía durante toda la fiesta un millón de feligreses.

“En pandemia hemos todavía hemos recibido esa afluencia turística y esperamos que ahora se aumente un 50 por ciento más”, auguró la jefa de la Unidad de Cultura y Turismo de la Gobernación, Luz Ordoñez.

La gran entrada genera un importante movimiento comercial, económico y turístico. Antes de la pandemia, se estima que en toda la fiesta se movía entre 2 y 3 millones de dólares, un 70 por ciento en el comercio informal.

La meta de este 2023 es lograr la aprobación de la Unesco y, además, recuperar el movimiento que se tenía antes de la pandemia. El Instituto Nacional de Estadística (INE) calculó que el 63 por ciento de los feligreses eran locales, el 24 del interior del país, como Santa Cruz y el 12 del extranjero como Salta (Argentina). 

Vía: LOS TIEMPOS

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *