Lunes, Mayo 20
Shadow

DAVID CASTRO “A veces un beso y el cariño de los hijos… te desarman”

Estudios: Primaria en la Escuela Perú, secundaria en el colegio Bolívar, Hugo Dávila y Bancario. Después universitarios en la UMSA (Administración de empresas), pero debido a compromisos por hacerme cargo de la familia muy joven no pude continuar.

Estado civil: Casado.

¿A qué te dedicas hoy?: A la música, como casi toda mi vida, y también tengo un par de empresas relacionadas con la música: Una empresa de sonido y otra empresa de tickets y controles.

LG: ¿Qué es lo que el público no sabe de ti?

D: No sé si saben que soy un fanático del trabajo, que soy una persona humilde y que no olvido mis raíces, a pesar de haber avanzado y llegado a sitiales muy importantes en mi vida.

LG: ¿Cuál es tu mayor tesoro?

D: Mi mayor tesoro es la familia con toda seguridad.

LG: Si volvieras a nacer, ¿qué cambiarías de tu vida?

D: Quisiera tener la sapiencia que tengo hoy, pero con unos años menos, para tener más tiempo y mayor capacidad de hacer cosas más grandes.

LG: Físicamente, ¿cambiarías algo?

D: Claro, sería de ojos azules, alto (risas).

LG: ¿Cuál es tu mayor fortaleza?

D: La lucha constante que tengo, no me achico ante nada, no me corro de nada, afronto todo lo que viene, soy un metedor, como se dice.

LG: ¿Cuál es tu mayor debilidad?

D: La familia, porque no es que me doblegue, pero sí muchas veces quiero hacer cosas con más firmeza, digamos y a veces un beso y el cariño de los hijos, especialmente los más chicos, te desarman.

LG: ¿Qué es lo mejor que han opinado de ti?

D: “Chato, no te mueras” (sonríe). Me dijeron muchas cosas bonitas, como gracias por existir, que nunca te mueras, gracias por tu música.

LG: ¿Y lo peor?

D: Uy, qué no dirían más bien, pero felizmente son haters que no existen, o sea que no dan la cara porque no me lo dicen de frente, lo ponen ahí en las opiniones del face y cuando entras al perfil es un dibujo, caricatura o máscara. Es gente mediocre a la que no valdría la pena responder, porque es como un bichito que te molesta, lo puedes aplastar o dejarlo a un lado.

LG: Cuando te miras en el espejo, ¿qué ves?

D: Depende de a qué hora (sonríe). Cuando me despierto siempre me sonrío, me doy ánimo y cuando estoy por entrar al escenario también. Cuando hay tiempo me maquillo o me despeino un poco, porque mi peinado es talco, tal como me levanté (sonríe). Raras veces tengo momentos para reflexionar, creo que cuando deje de trabajar va a haber momentos para mirarme al espejo, retroceder y decir qué hice y qué no hice bien.

LG: ¿Qué haces en tu tiempo libre?

D: Casi no tengo tiempo libre, lo que pasa es que me he acostumbrado a ser una persona súper activa, le meto a todo, y cuando hay tiempo hago deportes y otras veces comparto con los amigos. Ahora que vivo en Santa Cruz, la vida es más social. Prácticamente todos los días tengo invitaciones.

LG: ¿Qué cosa nunca perdonarías?

D: No soy quién para no perdonar, pero lo que no me gustaría es la traición, la deslealtad.

LG: ¿Una frustración?

D: He tenido muchas, pero han sido momentáneas. He tenido caídas, he salido derrotado muchas veces, pero en un segundo o en un tercer intento he logrado rebasarlas, incluso con mayor expectativa de lo que estaba pretendiendo conseguir.

LG: ¿Qué haces cuando reniegas?

D: Me río… porque si renegando se solucionaría lo que está hecho mal… entonces tal vez ni así renegaría. El renegar te hace más viejo, te enferma, te estresa, entonces lo tomo con calma, casi nunca reniego.

LG: ¿Cuál es el mejor consejo que recibiste?

D: He recibido muchísimos, porque siempre me ha gustado ver las biografías de los triunfadores y todos tienen un denominador común, que es la dedicación, la fuerza y el ímpetu para seguir y seguir. No necesariamente me lo han tenido que decir, sino que yo he visto que todos los que han triunfado, siempre lo han conseguido sobre la base de sacrificio, esfuerzo y renunciación a otras cosas. Y también me han gustado muchos consejos que he podido aprender de Miguel Ángel Cornejo. Lo he tomado como si fuera un papá postizo o un familiar cercano, porque todo lo que habla es muy lindo y he aprendido bastante de sus enseñanzas.

LG: ¿Cómo te gustaría que te recuerden?

D: Todos tenemos una fecha de expiración, todos algún día vamos a dejar este mundo terrenal físicamente, pero creo que van a seguir las canciones y por ahí la película que se viene también. Creo que Añoranzas va a marcar un antes y un después en el cine boliviano, sin temor a equivocarme. La película trata de lo que habla esa canción, la migración.

LG: Si alguien no te cae, ¿se lo dices de frente?

D: No creo que sea necesario, porque si alguien no me cae directamente me alejo o no tendría por qué decirle. Pero no hay alguien que no me caiga y no es que todos me caen bien, si no me gusta algo de alguien, directamente me alejo nomás.

LG: ¿Qué poderes mágicos te gustaría tener?

D: Muchos. Si tuviera un poder mágico eliminaría la pobreza, el hambre, yo he visto sufrir a mucha gente de hambre, de frío, y es muy frustrante no tener cómo sustentar a una familia.

LG: Si tendrías que ser otro cantante, ¿quién serías?

D: Admiro mucho a Luis Miguel, es un capísimo.

LG: ¿Qué significa en tu vida la música tropical?

D: La música en general, pero la tropical en particular significa mi vida porque gracias a ese género musical me he dado a conocer, he llegado a donde he llegado, he conocido lo que he conocido, he disfrutado lo que he disfrutado, y todavía sigo vigente. Han pasado 30 años y si podemos comparar con una maratón o carrera, seguimos ahí, estamos en el primer pelotón de punteros. Hay unos artistas que están en el primer lugar, y si alguna vez hemos retrocedido hasta llegar al quinto, al sexto, hemos ido recuperando terreno justamente en base a eso, a perseguir los sueños, seguir perseverando, no desmayar.

LG: De no estar en la música, ¿a qué te dedicarías?

D: Es una pregunta media difícil, porque como nunca he trabajado en otra cosa que no sea la música, no sé qué hubiera sido, pero sí, como sueño, me gustaba mucho el fútbol, pero no hubiera durado porque en el fútbol a los treinta y pico años ya eres veterano. Por suerte, en la música es hasta que uno pueda y hasta que muere.

LG: ¿Qué representa para ti tu familia?

D: Es mi tesoro… es lo más valioso que tengo.

LG: ¿A quién desearías abrazar en este momento?

D: A mis padres.

Vía: EL DIARIO

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *