Jueves, Abril 25
Shadow

La Entrada de la UMSA llega con el Chacha-Warmi, 65 grupos y unos 15.000 actores

La ciudad de La Paz se vestirá de fiesta, de luces y colores este sábado 29 de julio con la Entrada Folclórica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). El evento cultural llega con una novedad, la elección del Chacha – Warmi por un principio de equidad y género. Son 62 grupos de danzarines, tres invitados que suman más de 15.000 actores entre bailarines y músicos que harán retumbar el centro paceño.

“La principal característica de esta entrada folclórica es la innovación con la elección del Chacha – Warmi que quiere decir varón y mujer, la presencia de una danza nueva con los Wititis de la FUL (Federación Universitaria Local) y la investigación que hacen las diferentes fraternidades sobre las danzas”, dijo a EL DEBER la vicepresidenta de la Comisión de Cultura y decana de la Facultad de Humanidades, Virginia Ferrufino.

La Entrada Universitaria nace en marzo de 1988, hace 34 años, como una actividad de los estudiantes para celebrar los carnavales. Es por eso que su primer recorrido fue una alegre farándula que recorrió el Prado hasta el Monoblock de la UMSA. No llevaban trajes vistosos ni eran tan organizados como ahora.

“No olvido que caminaba por las distintas facultades de la UMSA, con mi lata de engrudo (harina con agua), pegando afiches convocando a la primera Entrada”, recuerda Luis Sempértegui, en las memorias de la UMSA y quien fue el impulsor del evento cuando era universitario. Posteriormente, la actividad se realizó para conmemorar la Autonomía Universitaria que se recuerda cada 25 de julio.

Pero esta actividad que concentra en un 90% a los jóvenes universitarios también involucra a los docentes desde el rector de la UMSA, Óscar Heredia, docentes, hasta los trabajadores administrativos que participan bailando Morenada y Tarqueada.

Para el historiador Huáscar Cajías, la Entrada Universitaria es un “fenómeno cultural muy importante” que en la década de los 80 rompe los esquemas e introduce a los jóvenes a las danzas folclóricas de la calle, pero no solo a los estudiantes, sino también a los docentes y administrativos.

“Empezó con ocho grupos y ahora son 63 y cada carrera está representada. A partir de la Entrada Universitaria de La Paz se fueron creando otras, como la entrada de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno en Santa Cruz”, dijo Cajías a EL DEBER. El historiador paceño participa en la Llamerada San Andrés.

Pero esta actividad no sería posible sin la participación de los artesanos bordadores paceños, cuyos talleres se concentran en la calle Los Andes del Macrodistrito Max Paredes. Ellos confeccionan trajes para todas las danzas, desde la morenada, tinkus, diablada, caporales, moseñada, tobas, entre otros. 

“Como bordadores mantenemos la esencia de los trajes, les explicamos a los jóvenes que debemos mantener lo tradicional, aunque ellos quieren, por ejemplo, las polleras cortas o que las blusas tengan muchas transparencias”, relató Jacqueline Tarqui del taller Cajita Musical.

La artesana afirmó que, por tratarse de una entrada folklórica de estudiantes, los precios para el alquiler de las vestimentas son accesibles. “Cobramos la mitad del precio normal porque son estudiantes”, aseguró.

Vía: EL DEBER

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *