Domingo, Junio 23
Shadow

Descubre la diversidad de El Alto: un destino turístico único en Bolivia

LA PAZ-12-04-21- ¿Una copa perdida del Club Bolívar encontrada en la feria 16 de Julio del alto? Al parecer, el trofeo es el último de un tetracampeonato que logró el equipo celeste entre 1938 y 1942, en la entonces Asociación de Fútbol de La Paz. FOTO/Marco AGUILAR/APG

Edward Lorenz, pionero en la Teoría del Caos, una vez definió el caos como el orden que aún no comprendemos. Esta descripción se ajusta perfectamente a la bulliciosa y vibrante urbe alteña. En medio de su aparente desorden, se esconden múltiples facetas que hacen de esta ciudad un destino turístico fascinante y único. “La ciudad de El Alto es una ciudad hosca, podría decir que casi hostil…o la ciudad de la ira”, como asevera el escritor paceño Rodrigo Villegas Rodríguez para Inmediaciones, entre otras aseveraciones que hace sobre la ciudad más joven de Bolivia.

La Feria 16 de Julio: un universo en sí mismo

La Feria 16 de Julio es mucho más que un mercado; es un mundo en sí mismo. Con más de 100 cuadras y más de 500,000 vendedores, es la feria al aire libre más grande de Bolivia. Según Ramiro Mendoza, exdirigente de una de las asociaciones feriales, es un lugar donde la vida bulle con energía, diversidad y por supuesto, un caos ordenado. Aquí el que sabe buscar, sabe encontrar.

Turismo esotérico: sumergiéndose en la cultura andina

El misticismo andino cobra vida en El Alto a través de sus amautas, yatiris y apachetas. En un recorrido por las apachetas de Jilarata y Jisk’a Milluni, los turistas pueden participar en rituales de challa y pedir permiso a los Achachilas, los espíritus protectores de la región. Aquí, los guías comparten la cosmovisión andina y comparten la rica tradición espiritual de la cultura Aymara.

Turismo arquitectónico: los Cholets de El Alto

Los cholets, una forma arquitectónica única de Bolivia, son un símbolo del estatus y la prosperidad de sus propietarios. Estas extravagantes estructuras combinan elementos de la arquitectura andina tradicional con estilos modernos y eclécticos, creando un paisaje urbano vibrante y colorido que es una delicia para los ojos de locales y extranjeros.

Ecoturismo: descubriendo la naturaleza en las alturas

La Ruta “Qhutaña” ofrece una experiencia de trekking única, permitiendo a los visitantes explorar las majestuosas lagunas y miradores naturales que rodean El Alto. Con vistas panorámicas de la Cordillera Real, la ciudad de El Alto y el Lago Titicaca, esta ruta es un tesoro natural que no debe pasarse por alto.

Lucha libre de cholitas: un espectáculo único y emocionante

Los domingos en El Alto son sinónimo de la lucha libre de cholitas. Estas valientes mujeres demuestran su agilidad y fuerza en combates llenos de emoción y colorido. Es un espectáculo que no se puede perder, donde las tradiciones ancestrales como la vestimenta característica y las enaguas se mezclan con la pasión y el coraje de estas atletas en performance.

Cementerio Histórico Milluni: un testimonio de resistencia

El Cementerio Histórico Milluni es más que un lugar de descanso; es un monumento a la resistencia. Aquí yacen los cuerpos de las víctimas que lucharon contra la masacre del 24 de mayo de 1965. Declarado patrimonio arquitectónico, es un recordatorio de la lucha por la justicia y la libertad.

El Teleférico: una vista aérea de la ciudad

Por último, un recorrido en el teleférico ofrece una perspectiva única de la ciudad desde las alturas. Las líneas morada, azul, roja y plateada ofrecen a los visitantes en un viaje panorámico con vistas impresionantes de El Alto y sus alrededores, revelando la verdadera magnitud y diversidad de esta vibrante ciudad.

El Alto es mucho más que una ciudad; es un crisol de cultura, tradiciones y paisajes que esperan ser descubiertos por aquellos que buscan una experiencia turística auténtica y enriquecedora.

Via: Los Tiempos

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *