Sábado, Febrero 24
Shadow

Desde un tierno osito hasta danza bajo la lluvia, el Carnaval de Oruro causó furor

Un año más, la entrada del Carnaval de Oruro colmó las expectativas con más de 20 horas de demostración de cultura y devoción a la Virgen del Socavón; los más de 50.000 danzarines engalanaron la Peregrinación y dejaron a su paso un sinfín de anécdotas.

Una de las más virales fue el del tierno niño vestido de oso que acompañó una de las fraternidades de Diablada. En video se captó cuando el niño de unos cuatro años quedaba exhausto en medio del recorrido hacia el santuario de la Virgen del Socavón; lo animaron a seguir y tras un momento el pequeño retomó el ritmo.

Adorable, con su pequeño traje de oso, el niño fue de nuevo vitoreado este domingo, cuando se realiza el alba de la entrada. Oruro sigue vibrando con danza, cultura y música en sus calles.

El paso de los más de 50.000 danzarines que llegaron a los pies de la Virgen del Socavón empezó temprano el sábado, pero se extendió hasta la madrugada de este domingo. La música siguió pese a todo y es que el pronóstico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) se cumplió: este año el Carnaval llegó con lluvia.

Entrada la noche, una lluvia ingresó a Oruro y dejó empapados a los bailarines. La precipitación se extendió por casi dos horas, pero no detuvo la danza. Los bailarines y músicos siguieron sus saltos en medio del agua que cubrió sus trajes. La gente se refugió con paraguas, impermeables, cartones, plásticos y lo que tuvo a la mano, pero no se movió de las graderías.

Al cabo de un par de horas, el aguacero perdió intensidad y finalmente se fue. Para muchos de los bailarines este fue un buen augurio, un presagio de bendiciones.

La capital del folklore una vez más dejó perplejos a turistas nacionales y extranjeros. Los magníficos trabajos de los artesanos y bordadores, acompañadas de coreografías hábilmente desempeñadas en un paso de fe hacia la Virgen del Socavón movió además la economía orureña en un saldo que se dará en los siguientes días.

Vía: La Razón

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *